Ang Bayan
August 07, 2021

Las mentiras de Duterte en su último SONA

Share and help us bring this article to more readers.

Rodrigo Duterte pronunció su último discurso sobre el estado de la nación (SONA) en el complejo Batasang Pambansa, en Ciudad Quezón, en la tarde del 26 de julio. De unas tres horas de duración, su discurso se centró, como era de esperar, en su programa militar y de contrainsurgencia, así como en su falsa guerra contra las drogas, el terrorismo y la corrupción. También expuso 12 proyectos de ley prioritarios, dos de los cuales han superado previamente el nivel de comisión en la Cámara Baja, mientras que seis tienen proyectos de ley homólogos pendientes en el Senado.

Dar prioridad a los militares y a la policía

A pesar de la virulenta pandemia, Duterte se negó a dar prioridad a la salud pública y al bienestar de los trabajadores sanitarios. En su lugar, su agenda principal era garantizar las legislaciones para las pensiones de las Fuerzas Armadas de Filipinas y la Policía Nacional Filipina, así como la asistencia jurídica gratuita para los uniformados implicados en delitos y anomalías. Estos proyectos de ley pretenden asegurar la lealtad de sus soldados y policías a su tiránico reinado.

Duterte también alabó su criminal guerra contra las drogas a pesar de la condena generalizada. La gente sabe desde hace tiempo que su campaña sólo tiene como objetivo establecerse como el señor de la droga en el país.

El Partido Comunista de Filipinas desmintió la afirmación de Duterte de que su campaña de contrainsurgencia está logrando “resolver” la causa fundamental del conflicto armado. Rechazó la afirmación de Duterte de que 17.000 combatientes del Nuevo Ejército del Pueblo se han “rendido” como “una gran mentira”, señalando que en realidad son civiles. También dijo que la afirmación de Duterte de que 15 frentes guerrilleros han sido desmantelados en los últimos cinco años es infundada.

Falsa campaña anticorrupción

Las afirmaciones de Duterte sobre su falsa campaña anticorrupción son pura basura. Esto incluye las afirmaciones de “despedir” a 43 funcionarios de la Oficina de Inmigración (BI) involucrados en la “trama de las pastillas” en 2020, y a otros 200 empleados implicados en la corrupción.

En contra de lo que afirma, los funcionarios de la Oficina de Inmigración sólo fueron suspendidos y no despedidos, y ya están de vuelta en la agencia sin rendir cuentas. Tampoco hay informes que demuestren su afirmación de despedir a otros 200 empleados.

En 2020, también ordenó restringir el acceso público a las declaraciones de activos, pasivos y patrimonio de los funcionarios públicos, que normalmente se examinan para investigar si un funcionario está implicado en casos de corrupción.

Sin planes frente a la pandemia

En su SONA, Duterte no expuso planes concretos para hacer frente a la pandemia del Covid-19 en medio de la creciente amenaza de que la variante del Delta se extienda por el país.

En su discurso, sólo ordenó al Grupo de Trabajo de la Estrategia Nacional de Recuperación del Empleo que encabezara su llamado Programa de Reforma, Rebote y Recuperación, que supuestamente pretende vacunar a trabajadores cualificados para cubrir más de un millón de puestos de trabajo. Sin embargo, los suministros de vacunas siguen siendo inadecuados, ya que el régimen sigue dependiendo de míseras donaciones de otros países.

La orden de Duterte de crear el Centro de Prevención y Control de Enfermedades y el Instituto de Virología y Vacunas de Filipinas es santurrona frente a los escasos fondos de salud pública de su régimen.

Como era de esperar, Duterte ordenó al Congreso la aprobación de la Ley de Inversiones Extranjeras, la Ley de Servicios Públicos y la Ley de Liberalización del Comercio Minorista para liberalizar totalmente la economía con el pretexto de estimular la actividad económica. Estos proyectos de ley ya han superado el nivel de comisión de la Cámara Baja y ya tienen proyectos de ley equivalentes pendientes en el Senado.

Otras mentiras

Duterte se jactó de que Filipinas era “una de las economías de más rápido crecimiento en Asia antes del flagelo de la pandemia.” En realidad, el crecimiento del producto interior bruto del país había caído del 7,1% en 2016 al 6,1% en 2019.

La gente también se indignó por la falsa jactancia de Duterte de que “eliminó la miseria de los desplazamientos al trabajo” con la ayuda de sus grandiosos proyectos de carreteras y autopistas. Esto está muy lejos de la realidad, ya que los viajeros sufren a diario la falta de transporte público debido a las restricciones impuestas al funcionamiento de los jeepneys.

También mintió al afirmar que está “persiguiendo” una política exterior independiente, cuando la gente sabe perfectamente que es un títere de China y Estados Unidos. No habló de su política traicionera de vender los derechos soberanos de Filipinas sobre el Mar de Filipinas Occidental a China a cambio del apoyo a su régimen, ni de su política de utilizar el Acuerdo de Fuerzas Visitantes para obtener una mayor ayuda militar de Estados Unidos.

AB (2021-08-07): Las mentiras de Duterte en su último SONA