Ang Bayan
March 07, 2021

Combatir y frustrar las ofensivas del enemigo

Share and help us bring this article to more readers.

Las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP) y la Policía Nacional de Filipinas (PNP) están montando otra ofensiva coordinada de combate, guerra psicológica, operaciones de supresión y bombardeos aéreos en diferentes frentes guerrilleros en todo el país con el objetivo de impedir las celebraciones del aniversario del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA) el 29 de marzo.

A pesar de la grave crisis económica y de los medios de vida de la población, se despilfarran miles y miles de millones de pesos en las costosas y corruptas operaciones de la AFP y la PNP. Los fascistas están como locos por utilizar sus nuevos helicópteros, aviones no tripulados, aviones de combate, pistolas, cañones y bombas y sus miles de tropas para infundir miedo entre el pueblo mediante su poderío armado.

Como en diciembre, el Grupo de Trabajo Nacional para Acabar con el Conflicto Armado Comunista Local (NTF-ELCAC) y las AFP y PNP esperan en vano impedir que el pueblo y sus fuerzas revolucionarias celebren el aniversario del NPA. Al enfrentarse sabiamente a las operaciones a gran escala de las AFP, las unidades del NPA consiguieron evitar las batallas defensivas y negar al enemigo los objetivos de sus operaciones de combate y bombardeos. Como resultado, las AFP obtuvieron menos victorias en comparación con marzo de 2020, a pesar de su ofensiva en todo el país. Y lo que es más importante, en enero, las unidades del NPA en diferentes regiones fueron capaces de montar ofensivas tácticas contra las cansadas tropas enemigas que se estaban quedando sin suministros y se disponían a regresar al campamento tras sus fallidas operaciones ofensivas. Desde el comienzo de 2021, el NPA ha mantenido su número de operaciones defensivas a un ritmo bajo en comparación con el número de sus ofensivas tácticas.

Para evitar las operaciones de defensa y ganar la iniciativa para montar ofensivas tácticas, las unidades del NPA deben mantener un alto grado de disciplina militar y mejorar continuamente los métodos guerrilleros para evitar la detección del enemigo mediante drones o espías. Deben vigilar de cerca el movimiento de las unidades enemigas y leer sus planes ofensivos. Aunque el NPA elige sus batallas, también debe estar siempre preparado para librar eficazmente las batallas iniciadas por el enemigo.

Al mismo tiempo, el NPA debe planificar ofensivas tácticas contra las tropas enemigas aisladas, contra los puestos tácticos avanzados, las líneas de suministro y otros objetivos blandos. Los helicópteros de las AFP, drones, aviones y otros medios aéreos también son objetivos de las ofensivas tácticas. El NPA debe elegir el lugar, el momento y la oportunidad para lanzar ofensivas tácticas.

Las bases de apoyo de las masas al ejército popular debe reforzarse continuamente, sobre todo ante las implacables y prolongadas operaciones del enemigo en el marco del Programa de Apoyo Comunitario Reforzado (RCSP) de las AFP, que sirve de velo a las guarniciones de las aldeas para reprimir a las masas y separarlas de su ejército. No hay que romper los vínculos entre el ejército y las masas, hay que perseverar en el fortalecimiento de las organizaciones de masas revolucionarias y en la lucha agraria en beneficio de las masas. Ante la presencia del enemigo, deben dominar el uso de diferentes formas de organización y de lucha combinadas con las luchas armadas del ejército popular y unidades de milicia. Es necesario apoyarse en el profundo y amplio apoyo de las masas en la recogida de información, asegurar suministros y aumentar las unidades del NPA en la realización extensiva de la guerra de guerrillas.

Mientras se libra una resistencia a ultranza en zonas consolidadas, las unidades del NPA deben ampliar su área de operaciones. Hay que ampliar las luchas de masas, construir nuevas organizaciones y establecer nuevos frentes guerrilleros.

Sólo por medio de la expansión continua, el enemigo se verá privado de áreas focalizadas y estará obligado a estirar sus fuerzas abriendo más oportunidades para las iniciativas ofensivas del ejército popular. Las AFP y Duterte han fracasado repetidamente en su declaración anual de aplastar al NPA. Su guerra psicológica y su campaña de “rendición” han quedado expuestas como una farsa. En contra de la propaganda enemiga, el NPA sigue gozando de un profundo y amplio apoyo entre las masas del campo porque promueve la lucha por una auténtica reforma agraria y contra toda forma de opresión y explotación.

El NPA sigue sirviendo de guía y asistente a las masas campesinas en la lucha agraria. Sigue realizando sus tareas en la producción, la economía, la educación, la salud, la cultura y otros asuntos del pueblo. Al igual que en el pasado, el aniversario del ejército y del Partido se celebra a través de diferentes formas, todas ellas adecuadas a la situación. En las zonas donde no hay operaciones militares, las masas pueden reunirse en secreto en la aldea o en las montañas. En las zonas saturadas de tropas operativas enemigas el pueblo y los combatientes rojos pueden montar actividades más pequeñas. Grandes o pequeñas, estas actividades que marcan el aniversario de la fundación del NPA comparten el mismo significado de servir como una oportunidad para recordar a los héroes y mariscales del pueblo, celebrar los logros, señalar las debilidades y fomentar la voluntad de asumir las difíciles tareas para avanzar en la guerra popular.

La situación actual de la guerra exige al ejército popular grandes sacrificios. Estos son necesarios para preservar la fuerza del NPA, profundizar en el apoyo de las masas y defender las organizaciones de masas y ampliar la zona de operaciones del NPA. Estos sacrificios son necesarios para hacer avanzar la causa del pueblo filipino por la democracia nacional.

AB (2021-03-07): Combatir y frustrar las ofensivas del enemigo