Ang Bayan
February 21, 2021

La libertad nacional no tiene precio

Share and help us bring this article to more readers.

El pueblo filipino quedó seriamente disgustado por el discurso del presidente Rodrigo Duterte en su discurso del 12 de febrero, en el que declaró que “si Estados Unidos requiere la presencia de sus tropas aquí, me parece bien” en virtud del Acuerdo de Fuerzas (VFA), siempre y cuando paguen con armas militares.

Dijo que EE.UU. no ha estado pagando lo suficiente, especialmente porque ya está almacenando armas en la antigua base naval de Subic en Zambales y Palawan. Malacañang insistió en que EE.UU. debe dar a Filipinas una cantidad igual a la que da a Pakistán, un país utilizado por EE.UU. para su agresión, ocupación y continua intervención en Afganistán en una de sus más largas guerras de conquista. Afirma que Filipinas debe recibir lo suficiente, ya que seguramente se verá arrastrada a una guerra entre EE.UU. y China en caso de que estalle en el Mar de China Meridional.

Duterte trata la soberanía del país como una mercancía: “todo es cuestión de dinero”, declaró en 2016. Acabó con su drama de “acabar con el VFA” y afirma que defiende una “política exterior independiente”. Ha dejado al descubierto su papel como descarada marioneta ante Estados Unidos. Más armas y bombas es todo lo que quería desde el principio. En los últimos años, Duterte ha fingido estar “enfadado” con Estados Unidos, aunque en realidad no ha hecho nada para defender la soberanía nacional filipina. Se ha rodeado de los “yes-men” estadounidenses que perpetúan las viejas políticas pro-estadounidenses, especialmente en el ámbito militar y económico.

Prometió a Trump en 2017 que pondría fin a las negociaciones de paz con el NDFP, aplastaría el movimiento revolucionario armado y enmendaría la constitución para dar a los capitalistas extranjeros plenos derechos de propiedad sobre la tierra, los negocios y otros recursos filipinos. Ese mismo año, Estados Unidos inició la Operación Águila del Pacífico-Filipinas (OPEP).

Duterte nunca cuestionó los acuerdos militares asimétricos, como el Acuerdo de Asistencia Militar (MAA), el Tratado de Defensa Mutua (MDT), el VFA, el Acuerdo de Apoyo Logístico Mutuo (MLSA) y el Acuerdo de Cooperación en Defensa Reforzada (EDCA). Estos tratados vinculan la política exterior del país a Estados Unidos y es la razón por la que no puede considerarse independiente.

La postura de Duterte de “enfado con Estados Unidos” es una farsa. Simplemente lo utilizó para presumir ante China, el rival imperialista de EEUU. A cambio, Duterte recibió la promesa de decenas de miles de millones de dólares en subvenciones para proyectos de infraestructura para sus compinches.

Duterte y sus secuaces estrecharon lazos con los sindicatos chinos de la droga y los casinos. Con la mera promesa de China, Duterte dio a este país la licencia para establecer instalaciones militares en siete islas artificiales dentro de las aguas territoriales filipinas, reclamar el Bajo de Masinloc en violación de la decisión de 2016 del Tribunal Internacional de Arbitraje y expulsar a los pescadores filipinos de sus mares.

Los lazos de Duterte con China benefician plenamente a unos pocos grandes compradores burgueses, capitalistas burócratas y oficiales militares. Algunos de ellos están interesados en la creciente fuerza económica y política de China. Los imperialistas estadounidenses se han preocupado por este desarrollo que ha tomado medidas para asegurar el apoyo y la lealtad de sus seguidores en el país.

El nuevo gobierno estadounidense de Biden pretende reforzar su control del Estado neo­colonial, principalmente reforzando su control sobre las AFP. Esto está en línea con su plan de defender más agresivamente los intereses económicos y geopolíticos de EE.UU. frente a la creciente fuerza de su rival China.

Aunque se hace pasar por “progresista” en cuestiones internas frente a las políticas de ultraderecha del anterior gobierno de Trump, Biden también es conocido por favorecer las posturas militares agresivas. Después de hablar recientemente con el recién nombrado secretario de Defensa de EE.UU., el secretario de Defensa Delfín Lorenzana declaró que él y los militares están a favor de la continuación del VFA. Se trata de un claro mensaje de Estados Unidos de que no tolerará más la relación de Filipinas con China. Ahora está movilizando sus fuerzas en Filipinas, dentro y fuera del régimen gobernante, para fortalecer y asegurar aún más su control militar, económico y político de la clase dirigente filipina.

Por ello, es de esperar que los políticos pro-estadounidenses intensifiquen la oposición a la creciente influencia económica y política de China. Es posible que Estados Unidos acceda a la demanda de Duterte de un “mayor pago”, pero sólo porque esto también servirá a sus intereses estratégicos.

Por otro lado, es de esperar que China tome medidas para contrarrestar la influencia estadounidense utilizando su poderío económico y militar. El pueblo filipino debe levantarse y denunciar el servilismo de Duterte hacia EEUU y China, en detrimento de la soberanía del país y en beneficio de los intereses económicos y militares de los imperialistas extranjeros.

El pueblo debe afirmar que la libertad nacional no tiene precio. Deben presionar para que los países del sudeste asiático defiendan sus derechos y la libertad en aguas internacionales contra el expansionismo de China. Deben exigir la completa derogación del VFA, el EDCA, el MDT, el MLSA y otros acuerdos militares unilaterales que otorgan a las fuerzas militares estadounidenses derechos extraterritoriales en Filipinas y pisotean su soberanía nacional. Por otro lado, deben denunciar al régimen de Duterte por doblegarse ante la anexión de territorios filipinos por parte de China y el saqueo de los recursos naturales del país.

El Partido pide al pueblo estadounidense que censure al gobierno de Biden por alinearse con el régimen tiránico de Duterte a cambio de asegurar los intereses geopolíticos de Estados Unidos. Los pueblos estadounidense y filipino deben cooperar para luchar contra el intervencionismo estadounidense y el apoyo a la sangrienta guerra de represión en Filipinas.

AB (2021-02-21): La libertad nacional no tiene precio